En nuestra sociedad el juego está aceptado como parte de la vida cotidiana (loterías, quinielas, apuestas deportivas…) por lo que es importante  encontrar el límite existente entre el juego sano y el patológico. En este artículo queremos intentar aclarar ¿qué es la Ludopatía?¿Cuáles son las causas de que se produzca?
La ludopatía es un problema psicológico, en el que se ve alterado el comportamiento de la persona de forma progresiva, llegando un momento en el que no es capaz de controlar sus impulsos, naciendo en la persona una necesidad imposible de aplazar por lo que tiene que jugar, aunque se presenten consecuencias negativas. Las personas que padecen este problema, marcan el juego como su primera necesidad, que tienen que saciar de forma urgente. Presenta los siguientes rasgos comunes en muchas adicciones:
– Repetición de la conducta placentera, que irá aumentando poco a poco. La realización de la conducta produce la segregación de dopamina y endorfinas, sustancias que activan los sistemas de recompensa del cerebro, que hacen más probable la repetición de la conducta.
– Perdida de control, los mecanismo de inhibición se alteran, por lo que la familia y personas cercanas, puede notar cambios en otros comportamientos y en el estado de ánimo de la persona.
– Si retiramos la conducta de forma brusca aparece el síndrome de abstinencia.
Las causas son múltiples, de forma que intervienen factores genéticos, entorno familiar y social, problemas psicológicos, la estructura de los juegos (los juegos adictivos presentan una conducta cuya repetición se premia; creándose expectativa de ser premiada) y la publicidad (la idea de que a través del dinero ganado podremos solucionar nuestros problemas).
Los síntomas que encontramos en personas con adicción al juego son los siguientes:
– Ansiedad: comienza a producirse en esos momentos en los que la persona adicta no puede jugar, siente esa necesidad de seguir apostando. Su mente solo gira en torno a ideas de ganar y por lo tanto solo piensa en el juego.
– Problemas económicos: Se producen gastos inesperados, se piden prestamos, etc… Normalmente la persona acaba mintiendo a su entorno para poder seguir jugando, lo que suele producir un mayor endeudamiento.
– Abandono de la vida social y laboral: Deja de lado sus obligaciones, se separa de sus amistades para poder ir a jugar. En el caso laboral, se pueden producir despidos, lo que a su vez incrementa la deuda económica.
Depresión: Debidas a la perdida del apoyo familiar y social, así como las deudas pueden originar una depresión. Esto añadido a otros problemas legales, mal estar en la salud, etc… pueden llevar a que se plantee el suicidio como única solución para salir del problema.
– Cambios de personalidad: se suele presentar irritabilidad, falta de comunicación, agresividad, poca tolerancia, preocupación extrema, insomnio, etc…
Desde Psicomentis, queremos recalcar la importancia de facilitar información a los grupos de riesgo, así como crear posibilidades de ocio alternativas y reforzar las redes sociales. Y la necesidad de acudir a personas especializadas en caso de detectar síntomas en personas cercanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.